La Guerra de Ucrania y sus responsables (III)

 

En esta tercera y última parte aportaré nuevos datos sobre el Consejo
Atlántico y Eurodefensa, anteriormente citados. El primero es un lobby cuyos
directivos y asesores son en gran proporción altos cargos procedentes de la
administración de los USA, manteniendo estrechas vinculaciones con su
gobierno. Sus fuentes de financiación proceden de los Estados miembros de la
OTAN y de las multinacionales.

El segundo, Eurodefensa, también es un lobby que forma parte del mismo
entramado, cuyos directivos son en gran proporción altos cargos procedentes
de las Administraciones de los Estados de la Unión Europea, que mantienen
estrechas relaciones con sus Gobiernos y las industrias de la guerra.

Este complejo militar-industrial obtiene enormes beneficios de los sectores
relacionados con las armas. Intereses económicos vinculados al desarrollo de
las guerras: Yugoslavia, Afganistán, Irak, Libia, Siria, Yemen, Ucrania… son
ejemplos dramáticos de esta locura genocida. Se trata de una guerra global
motivada por el control de territorios claves por su valor geoestratégico o por
sus riquezas en materias primas, principalmente petróleo, gas o minerales
especiales necesarios para la fabricación de tecnologías de vanguardia.

Esta ONG no partidista, el Consejo Atlántico, tiene miembros moderados de
las dos tendencias, izquierda y derecha, constituyendo un potentísimo medio
de propaganda y persuasión que aúna intereses de los niveles más altos del
poder mediático, político, financiero y militar. La OTAN dispone, pues, de una
pantalla formalmente independiente que es el Consejo Atlántico, promoviendo
a través de su densa red capilar de intereses industriales, financieros, políticos,
mediáticos, científicos y universitarios, el vasallaje de las conciencias.

La otra organización citada, Eurodefensa, también formalmente independiente del gobierno, está vinculada a la gran patronal y al CESEDEN. Constituye, por así decirlo, una réplica a escala europea del mismo concepto, es decir la colusión de intereses entre empresarios y altas jerarquías militares en el sanguinario negocio de las guerras. Para ello ejerce su papel dando apoyo y cobertura mediática a la OTAN.

Veamos.

Eurodefensa España hizo pública su postura respecto a la OTAN con motivo
de la cumbre de Lisboa. En ella se ratificó el nuevo “Concepto Estratégico
para la defensa y seguridad de los miembros de la OTAN” que todos sus
Jefes de Estado firmaron el 9 de noviembre de 2010.
Para ello hizo público un comunicado cuyo título es autoexplicativo: “Los
intereses de España ante el concepto estratégico de la OTAN 2010. Una
visión de Eurodefensa”.

Entre las perlas más llamativas de ese documento está la siguiente frase;
“Si España quiere jugar el papel que le corresponde debe ajustar sus
contribuciones y ampliar sus presupuestos dedicados a la defensa y
seguridad”.

Una conclusión inquietante de dicho documento, que cito también
textualmente, es la siguiente:
“En resumen, el Concepto Estratégico 2010 de la OTAN ofrece una nueva
ocasión a España para replantear valientemente sus relaciones con la
‘nueva OTAN’ y su política internacional, si queremos seguir siendo uno
de sus miembros activos”.

Entre los altos directivos de este club de las armas ha estado un conocido
empresario implicado en la debacle de Bankia, y en su vertiente militar un
general que fue noticia relevante de todos los telediarios y medios de difusión
por sus declaraciones nada constitucionales.

El diario El País en su edición del 28 de febrero de 2013 denunciaba que dicho
general sugirió el día 6 de febrero, en una conferencia sobre Fuerzas Armadas
y ordenamiento constitucional, que estaría justificada una intervención
militar para frenar la secesión de Cataluña “si los responsables de la
defensa de la Constitución no se comportaran como su función requiere”.

Este tipo de declaraciones son de manual. Forman parte de una estrategia de
manipulación mediática cuyo objetivo inmediato es el amedrentar a la
población e interferir los procesos sociales.

Por otro lado, la poderosa maquinaria de propaganda y persuasión, que es el
Consejo Atlántico y sus aledaños, trabaja de forma moderna y eficaz para
lograr generar un estado de opinión favorable a los intereses económicos y
guerreros del complejo militar-industrial.

El imperio militar USA persigue con ello la extensión de su hegemonía cultural
y política en el seno de los países satelizados, contribuyendo a ello de forma
decisiva su todopoderosa industria cinematográfica y televisiva, que constituye un sofisticado medio de control totalitario de carácter global.

Las élites políticas, financieras, militares y mediáticas del Régimen de la
Monarquía española, están siendo cooptadas y disciplinadas con el fin de
consolidar el statu quo. Esto nos condena al inaceptable papel de protectorado semicolonial, obligados a intervenir como cómplices necesarios en sus guerras de rapiña. No sería posible -digámoslo claramente- sin el colaboracionismo rampante de esas mismas élites.

Por ejemplo, una gran cantidad de los artículos publicados no hace tanto
tiempo en el blog «Proa al viento», del general Chicharro, citado anteriormente,
próximo a la Casa Real y actualmente presidente de la Fundación Nacional

Francisco Franco (FNFF), son una prueba evidente de los estragos que la
propaganda imperialista ocasiona en el pensamiento militar y político de las
más altas jerarquías del Régimen de la Monarquía. En sus artículos: «USA, el
gran protector», «El francotirador»… es demasiado evidente todo.

Sin embargo, amable lector, no intente buscar en Google los artículos del
citado columnista, pues el periódico digital República de las ideas que los
publicaba los ha suprimido.

Una prueba más, de la humillante pérdida de soberanía española sobre
nuestro suelo, es la negativa temerosa de los sucesivos gobiernos a exigir de
la Administración de los USA la retirada de los peligrosos desechos radiactivos, que aún permanecen en las costas de Almería.

Fueron esparcidos en los años sesenta por cuatro bombas termonucleares
caídas sobre Palomares que no llegaron a detonar. Ocurrió accidentalmente en
un sobrevuelo sobre España de dos aviones del tipo B-52 pertenecientes a la
Fuerza Aérea de los USA, que colisionaron.

Milagrosamente no explotaron, pues, de haberlo hecho, Almería hubiese
pasado a la historia del horror nuclear junto a los holocaustos de Hiroshima y
Nagasaki.

Nuestro compañero José Ignacio Domínguez, vicepresidente del Foro Milicia y
Democracia (FMD), antiguo portavoz en el exilio de la Unión Militar
Democrática (UMD), denunciaba una vez más esa grave contaminación
radiactiva en un reciente artículo en el diario digital infoLibre.

Si alguna forma de patriotismo democrático existe, no hay que buscarla en las
salas de banderas de los cuarteles, ni en los lujosos salones de los palacios,
sino entre el pueblo llano, y muy especialmente entre los pueblos de las
naciones sin Estado, sojuzgadas por el Régimen de la Monarquía.

Los espadones, que con el Monarca al frente alardean de patrioteros, en
realidad están al servicio del imperialismo de los USA, contribuyendo de este
modo al dominio militar y político sobre nuestros pueblos de una potencia
extranjera.

Por todo lo anterior concluyo que el Régimen de la Monarquía, junto a las
fuerzas colaboracionistas que lo sustentan, son cómplices necesarios de un
continuo proceso de crímenes impunes, corrupción y traición contra los
pueblos del Estado.

Crímenes impunes, corrupción y traición iniciados por el golpe militar fascista
de 1936, la Guerra de España, la dictadura fascista del general Franco y
finalmente -en virtud de las Leyes de Sucesión decretadas por el Dictador- por
el Régimen de la Monarquía, que con su apoyo entusiasta a la OTAN y el
envío de armas a la zona del conflicto contribuye al horror de las víctimas y al
estancamiento de la Guerra de Ucrania.

Crímenes impunes, corrupción y traición del que se han beneficiado y siguen
beneficiando siniestros personajes del pasado y del presente.

Los trabajadores y pueblos del Estado español, dotándose de una voluntad
colectiva, han de poner fin a este régimen corrupto, que está contribuyendo a
acrecentar un peligro mortal para toda la población.

Finalizo citando a la escritora Carmen Laforet, que leí en 1961, a la edad de 17
años, siendo caballero alumno de primer curso en la Escuela Naval de Marín.
A ella mi recuerdo y gratitud emocionada.

«—Pero ¿usted se da cuenta de lo que puede hacernos ganar la guerra en
este caso? ¡Millones, hombre, millones!… ¡No es un juego de niños,
Iturdiaga!… »
« …a lomos del negro fantasma de la guerra que volaba sobre los campos de
Europa…»
Nada (1945), Carmen Laforet (1921-2004)

Referencias:

EEUU no se lleva su plutonio de Palomares, por José Ignacio Domínguez.

La traición de Carmen Laforet ,  por Aroa Moreno Duran

Atlantic Council : l’officine de propagande de l’OTAN

Manuel Ruiz Robles es antiguo miembro de la Unión Militar Democrática