Un capitán paracaidista y demócrata en tiempos de Franco

Publicado en Publico.es

Por segunda vez en esta semana, tras el fallecimiento en Palma del capitán de Aviación retirado Jesús Ruiz Cillero, tenemos que lamentar la pérdida de un histórico miembro de la Unión Militar Democrática (UMD), también componente del grupo de los primeros nueve detenidos. En la noche del 24 de marzo, víctima de enfermedad crónica, ha fallecido en su casa de Madrid, a los 83 años, el coronel de Infantería retirado Restituto Valero Ramos.

El entonces capitán Valero Ramos, destinado en la Brigada Paracaidista (BRIPAC), era conocido popularmente como el “niño del Alcázar” al concurrir la singular circunstancia personal de haber nacido durante el asedio a que fuerzas republicanas sometieron en este centro a los sublevados en la Guerra Civil. Cabe imaginarse la desazón que la presencia de este oficial en la UMD años después debió producir en los mandos militares de un régimen que había convertido su infancia en un símbolo propagandístico.

Restituto Valero fue un oficial de gran vocación militar, diplomado de Estado Mayor y con enorme prestigio profesional operativo. Por esta razón, junto con su compañero Fernández Lago, el comité ejecutivo de la UMD le encargó la formación de un plan táctico, que no llegó a implementarse al producirse las detenciones -aunque fue utilizado torticeramente por el fiscal militar para probar un supuesto ánimo subversivo-, para informar de los movimientos involucionistas que se pudieran estar gestando en las unidades. Valero unía la preparación técnico-militar con la formación humanística, de la que constituye una muestra su opúsculo, en colaboración con su compañero Xosé Fortes, en la colección divulgativa La Gaya Ciencia: ¿Qué son las Fuerzas Armadas? (1978).

Restituto Valero, detrás de la entonces ministra de Defensa, Carme Chacón, junto con el resto de miembros de la Unidad Militar Democrática, condecorados por el Gobierno en febrero de 2010.
Restituto Valero, detrás de la entonces ministra de Defensa, Carme Chacón, junto con el resto de miembros de la Unidad Militar Democrática, condecorados por el Gobierno en febrero de 2010.

La condena a prisión, con la pena accesoria de separación del Servicio, frustró su prometedora carrera militar, que tampoco pudo ser recuperada cuando la Ley de rehabilitación de militares profesionales (1987) le devolvió al Ejército y le concedió el ascenso al empleo que le correspondía por antigüedad. Inmediatamente, solicitó destino para volver a vestir el uniforme, algo a lo que nunca se había resignado. El mando desatendió su petición, forzando su pase a la reserva y privando así a nuestras fuerzas armadas de un valioso oficial que diera testimonio de pedagogía democrática.

Como consecuencia del reconocimiento proclamado en la Declaración Institucional del Gobierno, de diciembre de 2009, el 10 de febrero de 2010, en un acto solemne en el Ministerio de Defensa, la ministra Carmen Chacón le impuso, como al resto de sus compañeros procesados por su pertenencia a la UMD, la cruz del Mérito Militar.

© 2020 - Foro Milicia y Democracia

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Top