Parlamento Andaluz

El 7 de abril, el Parlamento andaluz aprobaba una proposición no de Ley presentada por el partido socialista y relativa al reconocimiento de la labor de la Guardia Civil como Cuerpo de Seguridad del Estado, a la paralización del uso de la potestad disciplinaria contra dirigentes asociativos por ejercer su legítimo derecho de asociación profesional y su libertad de expresión, a la petición de mejora de las condiciones laborales, profesionales, económicas y sociales de los miembros de la Guardia Civil y a la derogación del nuevo código penal militar que entró en vigor en enero para que se impulse un nuevo texto que recoja las necesidades y demandas del colectivo benemérito. Un buen ramillete de peticiones que, de llevarse a cabo, cambiarían totalmente el panorama benemérito, tal y como ahora lo conocemos.

Esta iniciativa debemos agradecérsela a la Federación andaluza de la AUGC, que fue la impulsora de la misma y que, al margen de los resultados futuros, conlleva un posicionamiento político claro de un Parlamento autonómico y de una serie de grupos políticos que no deberían olvidar cual ha sido el criterio asumido al votar a favor de esta propuesta. Porque ha contado con el respaldo de todos los partidos políticos con representación en dicha Cámara a excepción, como no, del PP, que solamente se ha sumado al reconocimiento de la labor que realiza el Instituto. Concretando, la iniciativa contó con los votos favorables del Partido Socialista, Podemos Andalucía, Ciudadanos e Izquierda Unida-Los Verdes-Convocatoria por Andalucía.

Como casi siempre suele ocurrir, la anécdota también tuvo su lugar en la jornada parlamentaria. Por allí se dejaron caer representantes de otras dos asociaciones profesionales que, invitadas por el PP, decidieron acudir para comprobar cómo salía adelante una iniciativa gestada por AUGC y rechazada por quienes les invitaban. Es más, parecer ser que el verdadero motivo del convite fue el de buscar alguna excusa para su postura contraria, conclusión a la que llego tras leer las palabras mencionadas por la diputada del PP-Andalucía, Patricia del Pozo, la cual señaló que la propuesta a debate “no recoge el sentir de todas las asociaciones del colectivo” y “siembra dudas en torno a sus reivindicaciones”. Digo yo que los invitados estarían desinformados de la situación porque, de lo contrario, quedarse retratados de esa forma no resulta nada bueno para su salud asociativa, máxime cuando siguen empeñados en vender la imagen de ‘NosomosMemos’, mientras sus actos, casuales o no, indican lo contrario. De hecho, he podido comprobar cómo una de estas organizaciones, aprovechando la coyuntura, se reunió antes de la celebración de la votación con sus anfitriones, el Partido Popular, para trasladarles alguna de sus peticiones, imagino que en la ignorancia de la espantada que iban a protagonizar cuando comenzó el debate de la proposición no de ley que finalmente fue aprobada. Porque esa es otra, me dicen los compañeros de la AUGC presentes en la Cámara que, al inicio del debate de la propuesta, muchos de los representantes del PP se levantaron y se ausentaron.

Solo cabe esperar que estos despistados no pretendan arrogarse en el futuro intervención alguna sobre el resultado de esta iniciativa ya que nada han hecho al respecto, en consonancia con la postura de palmeros que han adoptado en los últimos tiempos. Como las imágenes valen más que las palabras, adjunto a continuación dos enlaces a sendas noticias sobre la gestación y desenlace de esta propuesta que solamente puede ser atribuida a la labor de la AUGC y más concretamente a su Federación andaluza, a la cual transmito mis felicitaciones por el éxito conseguido.

https://www.youtube.com/watch?v=wsf7TOqHSsw&feature=youtu.be

https://www.youtube.com/watch?v=tHwXzdRzZSw&feature=youtu.be