La increíble historia del barco del desierto

Durante un viaje a los campamentos de refugiados saharauis de Tinduf en octubre de 2011, me enteré de que en uno de los campamentos, concretamente en el de Rabuni, había un barco de 12 metros de eslora de la marca Chris Craft.

Un grupo de amigos, entre los que se encontraba el pintor saharaui Moulud Yeslem, decidimos crear la “Asociación de Amigos del Barco del Desierto” y proponer al gobierno del Sáhara que nos cediera el barco para utilizarlo como buque insignia de la causa, haciendo exposiciones del arte saharaui en los distintos puertos europeos.

La primera singladura sería Orán-Estrasburgo, pasando por toda la costa mediterránea española y parte de la francesa.

Subiendo por los canales de Francia llegaríamos hasta el Parlamento Europeo de Estrasburgo donde entregaríamos cartas y dibujos de los niños saharauis.

El gobierno del Sáhara decidió cedernos el barco y nos entregó una escasa documentación que no permitía que los argelinos nos dieran permiso para exportar el barco e iniciar los trámites para ponerle bandera española.

Como primera medida intenté averiguar cuál era el modelo del barco. Para ello envié un e mail a la fábrica de Chris Craft en Florida, USA, con una foto del barco. Me respondieron inmediatamente diciendo que se trataba de un Corvette 37 fabricado por la factoría que Chris Craft tuvo en los años 70 en Fiumicino, Roma, en la desembocadura del rio Tíber.

Tras intercambiar varios e mails con la fábrica de Florida me dijeron que la documentación del barco tendría que estar en algún garaje de Roma.

Buscando en internet vi que había un foro de norteamericanos aficionados a la marca Chris Craft que se llama “Chis Craft Commander Fórum”.

Mandé un email al director del foro con la foto del barco y la escasa documentación de que disponía, preguntando si sabían algo de los Corvette 37 fabricados por Chris Craft en Italia en los años 70 porque quería matricular uno en España y necesitaba la documentación.

Me respondió Paul, el director del foro, sorprendido por las fotos del barco en las que se apreciaba que no estaba en un puerto de mar precisamente.

Le conté donde se encontraba el barco, le expliqué el conflicto del Sáhara y nuestros proyectos.

Como Paul no acababa de creerse la historia, le envié las coordenadas exactas de donde estaba el barco para que lo comprobase en Google Earth. Cuando Paul pudo ver con sus propios ojos la foto aérea del barco su reacción fue de absoluto entusiasmo por el proyecto.

Al cabo de unos días me puso en contacto con el ex director de la factoría de Chris Craft en Roma, Herb Pocklington.

Mientras esto sucedía me di cuenta de que todas las fotos, documentos y e mails que mandaba a Paul, aparecían publicados en el Foro de Chris Craft. No me había dado cuenta de que nuestras incesantes conversaciones eran públicas, pensaba que eran e mails privados dirigidos a Paul. No le dije nada y seguí con las conversaciones públicas pero ya teniendo algo más de cuidado con mis expresiones. Parte de estos e mails y las fotos se pueden ver en este enlace:

http://www.network54.com/Forum/424840/thread/1329866202/*+Gaddafi+37+Corvette

Fue entonces cuando intercambié varios e mails con el ex director de la factoría, Herb Pocklington, quien me explicó que el barco había sido un encargo de Gadafi y que la documentación había sido destruida siguiendo instrucciones de la compañía porque ellos abandonaron la factoría a finales de los años 70, abrumados por los acreedores.

Herb me dijo también que no sabía por qué Gadafi les había pedido que reforzaran la proa. Yo le explique que sin duda sería para instalar armamento pesado.

Paul y los miembros del foro, entusiasmados con el proyecto, se ofrecieron a colaborar. Yo les expuse que de momento el problema que teníamos era conseguir la documentación del barco para que los argelinos nos permitieran botarlo en Orán.

Paul me propuso que al ser un barco con relevancia histórica, el Museo de Marines USA podía dirigirse a las autoridades saharauis y argelinas pidiendo que facilitaran los trámites para ponerle bandera española al barco.

Mientras esto sucedía, ante las dificultades burocráticas, el gobierno saharaui decidió aparcar provisionalmente el proyecto hasta que las autoridades argelinas den el visto bueno. En esa situación nos encontramos ahora, esperando que la burocracia argelina, heredera de la francesa, resuelva el problema.