La amnesia de Europa

Ante la firma del tratado de la vergüenza o de la desvergüenza (según se mire), firmado por la UE y Turquía, la pasada semana y arto ya de ver tanto sufrimiento en las televisiones y sobre todo en las redes sociales, de lo que están pasando los inmigrantes que procedentes de los piase donde la guerra y el hambre campan a sus anchas solo quiero recordarle a la desmemoriada y amnésica Europa, que durante la I Guerra Mundial 8 millones de persona fueron desplazadas de sus hogares y durante la II Guerra Mundial 30 millones, es decir tres veces y media mas que en la primera Guerra Mundial.

Según ACNUR (Agencia de la Naciones Unidas Para los Refugiados) en el año 2015 en el mundo se multiplicó por dos la cifra de la II Guerra Mundial, llegándose a los 59,9 millones de desplazados.

Es una auténtica vergüenza que Europa siga mirando para otro lado, cuando sin duda es culpable, de lo que está ocurriendo en los países originarios de estos desplazados forzosos y que ni siquiera haya un espacio en su memoria para ver que aquí nos pasó lo mismo no hace nada y que es hora ya de hacer algo, que para eso los ciudadanos de la Unión Europea contribuimos con nuestros impuestos para que estos señores que viven acomodados en sus poltronas , ya sea en el Parlamento Europeo, la Comisión, o en los diferentes parlamentos nacionales se pongan a trabajar de una vez y busquen soluciones y no parches, que se traducen simple y llanamente en resolver el problema en los países de origen de estos refugiados y no poner “puertas al monte” ni pagar a terceros países para que nos haga el trabajo sucio.

Estos días estoy leyendo un magnífico libro que lleva por título GUERRA ¿Y SI TE PASARA A TI? De Janne Teller, donde en 63 páginas y allá por el 2013, se ponía en la piel de un refugiado europeo que tenia que emigrar hacia el norte de África, en él relata por todas las penurias por las que tendría que pasar él y su familia. Apliquémonos el cuento MAÑANA NOS PUEDE PASAR A NOSOTROS, recuerdan, 1936, 1914, 1939.

Pues eso.