Atentados en Catalunya – El quid de la cuestión

Los atentados terroristas son el *efecto _boomerang_* de las políticas exteriores practicadas por países occidentales, como España.

Mientras no se asocie la relación causa-efecto de los atentados yihadistas en nuestro país y en el resto de Europa, con las guerras desestabilizadoras promovidas por Estados Unidos y los países de la OTAN en el norte de África, Oriente Medio y Lejano Oriente, se estará favoreciendo la manipulación de la opinión pública, orientándola hacia posturas islamofóbicas, racistas y xenófobas, aprovechando la acción terrorista para militarizar nuestra sociedad, recortando las libertades públicas -de forma pretendidamente irreversible-, en nombre de_la seguridad colectiva_.

La política exterior española, (diplomática, económica y militar), no puede continuar estando subordinada al servicio de intereses geopolíticos, ajenos a nuestros intereses nacionales, so pena de continuar siendo objetivo preferente de un terrorismo, que termine por justificar el final de nuestra sociedad democrática.