La obsolescencia programada de la tropa

La mayoría de los que vais a leer esto, tenéis a vuestras espaldas muchos años de servicio, así que lo que os voy a contar lo conocéis de sobra. El ejército es clasista, tremendamente clasista, se ve en lo esencial y en los detalles. En los cuarteles los pabellones están diferenciados, los comedores también, e incluso los bares, Hay bares de oficiales, suboficiales y cantina de tropa. ¿Qué podemos decir de las residencias, piscinas, clubs y otros lugares de esparcimiento? Pues lo mismo, Los oficiales no se mezclan con los que no son de su clase.

Eso aísla unas escalas de otras, y facilita a nuestros jefes la cosificación de la tropa, así se entiende que los generales no vean al personal de tropa como lo que somos, sus compañeros de profesión. Ellos no nos ven como compañeros, yo creo que al contrario, nos ven como herramientas, objetos de usar y tirar. Por eso piensan como piensan, nos queman la juventud y después nos desechan.

Para justificar nuestra expulsión a los 45 años, usan un argumento falaz, dicen que como van a pegar barrigazos personas con 50 años, que no puede ser. Pero. ¿Acaso un batallón de la BRIPAC está formado solo por tropa? No, se compone también de oficiales y suboficiales, por lo tanto, a ellos se tendría que aplicar la misma lógica y también ser expulsados a los 45 años. ¿Qué decir de los bomberos, policías y Guardias civiles? La lógica que emplean con nosotros se tendría que aplicar también a ellos. ¿O acaso un bombero tiene el mismo físico a los 25 años que a los 50? ¿Un policía puede perseguir malhechores con eficacia a los 55 años? Sí aplicamos la lógica que ellos usan con la tropa a esos trabajos, todos ellos tendrían que ser expulsados a los 45 años. Así que señores generales, en lugar de estar sentados todo el día en sus poltronas “negociando” subcontratas y acuerdos marco, apliquen lo que predican y a casa con seiscientos euros mensuales. Sean consecuentes.

Su argumentario para justificar nuestra expulsión no se sostiene, Ignora que la concepción del ejército ha cambiado, es mucho más tecnológico. Hoy la mayoría de soldados cogemos un arma solo en las ICCS (instrucción militar anual), el resto del tiempo realizamos funciones para las que da igual la edad que tengamos.

Hoy hay militares que se han metido en política, tres son los más destacados, el guardia civil Juan Antonio Delgado Ramos, la excomandante Zaida Cantera y el exgeneral Julio Rodríguez. Tenemos que agradecer especialmente su labor a Juan Antonio Delgado, siempre nos ha mostrado un apoyo claro, sin dobleces ni lenguas de serpiente, curiosamente es el único que no pertenece a la escala de oficiales y que además viene de una familia trabajadora (su padre es albañil), como la mayoría de nosotros. Nosotros no venimos de las familias abolengas de las que proceden los generales, nuestras familias son humildes y trabajadoras.

Los militares de carrera tienen el pase a la reserva unos años antes de jubilarse por la penosidad del trabajo, los policías nacionales tienen el pase a segunda actividad: https://www.policia.es/cnp/normativa/normativa_ley_1994_26.html los bomberos tienen un coeficiente reductor en la seguridad social: http://www.seg-social.es/Internet_1/Normativa/index.htm%3FssUserText%3D99505%26dDocName%3D103685 Nosotros, los expulsados a los 45, no tenemos nada de eso. Después de quemarnos durante veinte años, nos tendremos que jubilar a los 67 (los que lleguemos a esa edad), para nosotros ni si quiera hay un coeficiente reductor por nuestros años de servicio.

La ley y los generales nos han puesto fecha de caducidad, tenemos la obsolescencia programada en los 45 años, como las impresoras. Después de exprimirnos la juventud, nos echan en una edad pésima para intentar encontrar un trabajo en la vida civil. Pero han cometido un error, nos han dado voz, una voz que hasta ahora teníamos amortiguada por nuestra condición de militares. La ley de tropa en su artículo 18 es clara: “El reservista de especial disponibilidad no tendrá la condición de militar.” Por lo tanto no tenemos nada que temer del régimen disciplinario, ni de las Reales Ordenanzas. Por lo tanto podemos hablar, movilizarnos y vamos a hacerlo, con un objetivo claro, eliminar esta injusticia. Vamos a hablar por nosotros y por los compañeros que aún no pueden hacerlo y vamos a hacerlo juntos dándonos igual la ideología de cada uno.

Reservista de especial disponibilidad