A desinformar, que es lo bueno

VUELVE EL SEMPITERNO TEMA DEL “ORO DE MOSCÚ”

Pongo en conocimiento de los amables lectores la siguiente noticia, de la que no quito y a la que no pongo ni una coma:

“Hoy se cumplen 84 años del mayor atraco de la historia de la humanidad. ¡Como suena!. Sucedió en Madrid y aún así es desconocido en sus verdaderas dimensiones por la mayor parte de los españoles. Imagínate la de estudios, novelas históricas, películas, obras de teatro,  nada porque lo perpetraron gentes que tienen patente de corso aquí, allí y allá.

Veamos. En la madrugada del 14 de septiembre de 1936 un grupo de cerrajeros, sindicalistas y pistoleros de la motorizada (la guardia personal del líder del PSOE que menos de dos meses antes habían asesinado a Calvo Sotelo) asaltaron el Banco de España que estaba donde ahora, en la plaza de Cibeles. Los enviaba el ministro de Hacienda del PSOE, Juan Negrín. El gobierno lo presidía Francisco Largo Caballero, también del PSOE.

Arramplaron con la que era la cuarta reserva de oro del planeta. El cajero mayor se suicidó de un disparo en su despacho, abrumado por semejante expolio. El presidente Azaña no fue informado y tampoco las Cortes, lo que despeja cualquier duda: no fue, en absoluto, una operación digamos económico-política sino un atraco monstruoso.

El 25 de octubre los buques soviéticos Kine, Kursk, Neva y Volgoles zarparon de Cartagena con el oro, cientos y cientos de toneladas, una de las 3 mayores reservas mundiales de oro, rumbo a Odesa y donde Stalin se quedó con todo.

Posteriormente le siguió el asalto a las cajas de seguridad de los bancos de Madrid.

Los mandarines de la memoria histórica callan.

Pero es evidene que todo lo malo que hace la izquierda en este país no tiene importancia o carece de difusión necesaria. COMPARTE Y DIFUNDE!!. Esto también es MEMORIA HISTÓRICA”. 

[Se añaden tres banderas españolas y tres dedos pulgares en alto].

Pásalo todo lo que puedas ahora se puede de 5 en 5.

Este panfleto me ha llegado al móvil el sábado 12 el mensaje que, como se verá, no tiene ni padre, ni madre, ni perrito que les ladre. No es necesario ser un analista aventajado para comprender que los ignorantes que lo han circulado están encamados, como no podría ser de otra manera, en la derecha más asilvestrada.

Lo único que es cierto, en cuanto a hechos, de tamaño bodrio son cuatro:

  • El oro salió efectivamente de Cartagena
  • El presidente del Consejo era Largo Caballero y el ministro de Hacienda Negrín y ambos eran del PSOE. No es un descubrimiento.
  • Se forzaron las cajas de los establecimientos bancarios por razones que más adelante se expusieron, de forma un tanto sibilina, en la Gaceta de Madrid.

Dicen los expertos que la mejor mentira es la que contiene un grano de verdad. Esta contiene cuatro, con lo cual se potencia el mensaje. En todo lo demás, aparte de la interpretación, los supuestos hechos contienen errores de bulto. Incluso hasta en el nombre de dos de los barcos, ¡que ya es! Naturalmente falta cualquier tipo de contextualización. No se trata de atacar sino de atacar de la manera más burda posible y al alcance de gente que no tiene ni la más remota idea del tema.

Los autores de este grotesco mensaje ligan el suicidio del cajero del Banco de España con la salida del oro. SON UNOS IGNORANTES CENTUPLICADOS. Dicho señor se llamaba Tomás Sanz quien se suicidó en noviembre, dos meses después. Dejó escrito las razones. No se encontraba ya con resistencia física ni salud para continuar la intensa y penosa labor que llevaba realizando desde hacía cuatro meses. No podía abandonar su puesto. No tenía sustituto. Faltaba personal. Los servicios funcionaban con dificultad. Y entonces decidió cortar por lo sano.

Y, después de dar a conocer excepcionalmente en mi blog la anterior sarta de estupideces, pregunto a los imbéciles que la han circulado: Si fue así, como dicen, un expolio gigantesco, único en la HISTORIA,

  • ¿qué hizo el glorioso, el inmarcesible, el inmortal general Franco en cuarenta años de poder omnímodo para deshacer tal supuesto entuerto porque la OID (Oficina de Información Diplomática) en diciembre de 1956 anunció ciertas medidas que, naturalmente, se quedaron en el más denso de los olvidos?. Quizá algún partido o grupo de ciudadanos que estén detrás del bodrio que comento podrían hacer luz, tan indignados como se muestran.

Es más,

  • ¿qué hicieron los Gobiernos del PP que, sin duda, habrán conocido los hechos como fueron y no como cuenta la mente enfebrecida de los autores de dicho bodrio que se autoenvuelven, villanamente, en los colores de la bandera nacional?

¡Ah! Misterio. Quizá quienes estén detrás del bodrio en cuestión podrán explicarlo a través de las redes sociales aunque fuese refugiados en el más oscuro anonimato. También podrían aprovechar la ocasión para explicar el profundo misterio que envuelve el origen de la fortunita que se apañó el general Franco mientras sus soldados morían en los frentes de batalla o se desangraban en los hospitales de campaña. Tengo la sospecha de que muchos españoles se lo agradeceríamos. Ciertamente servidor.

ANGEL VIÑAS

14 DE SEPTIEMBRE DE 2020