Premio Bernardo Vidal
2ª Edición

Raúl Morodo

El pasado 15 de noviembre, en el salón de actos del Ayuntamiento de Madrid, el Foro Milicia y Democracia (FMD) celebró una jornada sobre “Transparencia y Seguridad” y la entrega del II Premio Bernardo Vidal, concedido al embajador Raúl Morodo.

El acto fue abierto por el presidente del FMD, Julio Rodríguez, quien agradeció a la alcaldesa y al ayuntamiento las facilidades dadas para la celebración de la jornada y recalcó la importancia de apostar por una Cultura de Defensa progresista y crítica, para así poder entrelazar el conocimiento militar con otros (diplomacia, cooperación, industria, tecnología, política, filosofía,…). Una conexión de la que, añadió, saldrá con seguridad, un mayor aprecio, utilidad y alcance para los temas de Seguridad y Defensa.

Después de trazar las líneas generales del acto, el general Rodríguez presentó a Antonio Garrigues Walker quien en su calidad de fundador del Capítulo Español de Transparencia Internacional pronunció la ponencia inicial.

Garrigues Walker puso énfasis en la importancia de la transparencia en los momentos históricos y políticos que estamos viviendo en el mundo y, particularmente, en España. Personaje poliédrico, desde su experta atalaya, ilustró a los asistentes de la necesidad de cambio en todas las instituciones que están obligadas a abandonar la vieja opacidad y abrirse a los ciudadanos.

La mesa redonda sobre “Seguridad y transparencia. Retos para el futuro” fue moderada por el profesor Fernando Flores y contó con la participación de Dolores Delgado, Fiscal de la Audiencia Nacional, Jesús Lizcano, presidente de Transparencia Internacional España y Jesús Núñez, Codirector del Instituto sobre Conflictos y Acción Humanitaria.

Dolores Delgado, experta en terrorismo yihadista, afirmó que la opacidad trae recorte de libertades y no es el mejor instrumento para tener seguridad, “todo lo contrario, necesitamos transparencia y necesitamos derechos humanos”.

Jesús Lizcano hizo referencia a lo que el informe emitido por Transparencia Internacional refleja sobre España. En este se indica que el Congreso no recibe “información útil” sobre “los importantes gastos militares ni los fondos utilizados de forma extrapresupuestaria”. Hay que “hacer cuentas satélite, como decimos los economistas, para saber todo lo que se gasta en Defensa” añadió el catedrático de la Universidad Autónoma de Madrid.

Jesús Núñez, reflexionó sobre la relación entre las Fuerzas Armadas y el resto de la sociedad, indicando que nunca se ha desarrollado en España un verdadero debate sobre la Defensa, sobre qué tipo de Fuerzas Armadas necesitamos, si es que necesitamos algunas, y sobre qué prioridades tenemos. De ese debate debería salir un “esfuerzo en Defensa que fuera compartido por la opinión pública”.

La segunda parte de la jornada estuvo dedicada a la entrega del Premio Bernardo Vidal a los “Valores Constitucionales y las Fuerzas Armadas” al embajador Raúl Morodo.

El galardón se concede con carácter bianual a personalidades que han contribuido de forma relevante a la defensa de los derechos humanos, fomento de la paz, de la libertad y de la solidaridad y a fortalecer el vínculo de la sociedad con sus Fuerzas Armadas. Está dedicado a la memoria del Comandante de Ingenieros del Ejército de Tierra, Bernardo Vidal, destacado miembro de la Unión Militar Democrática (UMD).

El premio, una espléndida escultura de José Miguel Utande fue entregado por Angela Matheu, viuda del comandante Bernardo Vidal.

En una emotiva laudatio, la princesa María Teresa de Borbón-Parma, amiga y compañera de Morodo desde los tiempos de lucha contra la dictadura y en la transición a la democracia, destacó de este sus méritos personales, profesionales y sus valores éticos.

El acto finalizó con unas palabras del premiado en las que agradeció la concesión del galardón y destacó los vínculos que el Foro Milicia y Democracia tiene con el ideario y la historia de la UMD. Raúl Morodo también hizo una referencia a la Asociación 25 de abril –que envió un representante–, a la importancia que tuvieron los militares portugueses en la Revolución de los Claveles y a la influencia de esta en España. Para los fundadores de la UMD fue un auténtico aldabonazo, aunque estos oficiales no se plantearon, dijo el embajador, repetir una acción semejante en España. Sin embargo, tomaron conciencia de que era factible apoyar desde el interior de las Fuerzas Armadas el cambio político.

 Imágenes del acto