Resulta curioso

El Gobierno debe asumir sus compromisos y firmar un Real Decreto que

paralice los despidos militares de más de 45 años

Resultan curiosos los vaivenes mentales que sufrimos las personas, vamos a achacarlo al

cambio climático, que a fin de cuentas es lo que está de moda.

Recuerdo una bonita tarde de Febrero en la que los Diputados de Defensa de los distintos Grupos

Parlamentarios se disponían a votar una Proposición no de Ley impulsada por Juan Antonio

Delgado Ramos como representante de Unidos Podemos.

Miles de Soldados expectantes frente a sus ordenadores viendo la retransmisión en directo a

través de la web del congreso, miles de Soldados buscando ese rayo de luz, miles de Soldados

con esperanza.

Poco que decir de Juan Antonio Delgado Ramos, fiel defensor de los Soldados desde el

principio, hasta el punto de ser él mismo el que impulsa esta Proposición no de Ley.

Como era de esperar, el Partido Popular, que gobernaba por aquel entonces, se oponía a todo y

cumpliendo fielmente su guión. Por cierto, Sr.Tarno, un guión poco estudiado que afirmaba

que los Soldados pertenecientes a la escala de Tropa y Marinería con carácter temporal tenían

el futuro más que resuelto gracias a sus políticas en el ámbito de la Defensa.

La tarde transcurría. Nuestro defensor Javier Cano Leal de Ciudadanos sacaba pecho hablando

una vez más de la poca lógica de tenernos durante más de dos décadas en filas, para más tarde

abandonarnos desaprovechando toda la experiencia adquirida durante toda nuestra vida

militar.

Sorpresa la nuestra al ver que hasta los partidos nacionalistas apoyaban la decisión de cesar

urgentemente los despidos hasta que una Subcomisión de Defensa (que en un principio iba a

durar 6 meses, ampliada ya a 18 y sin resultados, sacara alguna conclusión acerca de nuestra

problemática. A lo que me permito añadir, soluciones que serían sacadas de su bolsillo, ya que

en ningún momento se ha consultado con las Asociaciones Profesionales, o al menos con las

minoritarias sin presencia en el Consejo de Personal de las Fuerzas Armadas.

Seguimos avanzando en la tarde y le llega el turno a la Diputada por el PSOE y Ex Comandante

del Ejército de Tierra Zaida Cantera.

Reconoce que su Partido redactó la ley (no vamos mal). Pero aquí viene lo más interesante:

reconoce que la Ley 08/2006 de Tropa y Marinería durante más de una década no se ha

cumplido en su totalidad, añadiendo a su discurso (ahora puedo decir oportunista y

electoralista) su voto a favor del cese URGENTE de los despidos de la Tropa y Marinería y la

readmisión de todos los Reservistas de Especial Disponibilidad que así lo desearan.

Todo hay que decirlo, nuestra ex compañera de sangre azul es de las del “sabíais lo que

firmábais”, como bien dijo en el Congreso de los Militares. Fiel a su partido, no podemos decir

lo mismo de a sus ex subordinados.

Por cierto, haciendo uso del Artículo 73 de las Reales Ordenanzas que dice:

Convivencia en su unidad.

“Velará por la convivencia entre todos sus subordinados sin discriminación alguna por razón de

nacimiento, origen racial o étnico, género, orientación sexual, religión o convicciones, opinión

o cualquier otra condición o circunstancia personal o social, fomentando el compañerismo y la

integración intercultural”. Artículo que pediría a todos nuestros superiores que volvieran a leerse.

Este juego de meter el dedo en la llaga del que gobierna, vuelve ahora en forma de patata

ardiendo a nuestra Ministra Dña. Margarita Robles, al llegar al Ministerio de Defensa tras una

Moción de Censura al por aquel entonces Presidente del Gobierno D. Mariano Rajoy

Ahora, dos meses después de la toma de posesión de D. Pedro Sánchez Castejón, más de 30

Soldados han sido enviados a engrosar las listas del paro y más de 800 Reservistas de Especial

Disponibilidad sufren el abandono de un Ministerio que impunemente no ha cumplido la ley

durante más de una década. Y seguimos sin noticia alguna por parte del Ministerio. Eso sí,

viendo a nuestra Ministra en distintas intervenciones en televisión que poco o nada tienen

que ver con nuestro drama.

Tan solo con firmar un Real Decreto estarían solucionados estos despidos.

No me cuenten historias ni de Senados, ni de Congresos, ni de Política, ya que hasta donde sé,

la firma de ese Real Decreto sería suficiente.

Pero vayamos más lejos, me decía la Diputada, en una reunión en el Congreso de los Diputados,

que sería complicada la activación de los Reservistas de Especial Disponibilidad. Pues siento

decirles a los que muevan los hilos, en el PSOE o en la Cúpula Militar, que por ahí tampoco nos

cogen.

Se ha declarado en varios medios de prensa por parte de la Guardia Civil, de la Policía Nacional

y hasta por el Alcalde de Barbate, que no tienen medios suficientes para desempeñar muchas

de las funciones que tienen encomendadas nuestras Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del

Estado. Ahí tienen un motivo para activarlos.

Voy a decirles una cosa a mis Superiores y Gobernantes, siempre desde el máximo respeto y

subordinación: muchos de estos Reservistas de Especial Disponibilidad que, según marca la ley,

se les tiene que hacer un seguimiento laboral y personalizado, se encuentran en riesgo de

exclusión social y al borde de la depresión. Todo esto fomentado por el abandono al que les

han sometido por el incumplimiento de un solo artículo de tan dichosa ley, el artículo

discriminatorio que dice que el día de nuestro 45 cumpleaños tenemos que abandonar las

Fuerzas Armadas, que dice que tenemos que abandonar nuestra amada forma de vida, y no un

mero trabajo como así lo catalogan algunos.

Cansados durante años de escuchar que la ley está para cumplirla, ahora les pregunto, ¿la ley

está para todos, o los que la redactan no tienen que estar sometidos a su propio yugo?

Es curiosa la facilidad con la que las leyes se modifican a diario en cuestión de minutos, como

podemos ver en la  velocidad con la que se han cargado, literalmente, una convocatoria de

Oficiales al ser denunciada por discriminación. Pero todo sea dicho, discriminación por género.

La discriminación por edad, que al parecer no figura en la Agenda del Cambio de nuestro

Gobierno,  si viene contemplada en nuestra Constitución y en los Derechos Humanos.

Y si, lo digo alto y claro, discriminación por edad.

Los argumentos en lo que se basa el Ministerio de Defensa para despedir a sus Veteranos no

son nada objetivos, ya que aluden una falta de capacidades psicofísicas, no demostradas en

ningún estudio.

Bajo mi criterio, las capacidades psicofísicas de un individuo, en este caso un Soldado, deberían

ser valoradas, en todo caso, valoradas por las puntuaciones obtenidas en sus pruebas físicas

anuales y no impuestas con fecha de caducidad en su DNI.

Haciendo hincapié en la edad aludida por el Ministerio, ayer me puse a buscar en su Portal de

Transparencia, y me asombré de algunas cifras de los contratos efectuados solo en el año

2018. Cifras que más adelante analizaremos y estudiaremos y de las que pondremos algún que

otro ejemplo.

Sin contar los varias veces nombrados 40 millones de euros ya firmados el año pasado, este año el

Ministerio de Defensa amplía en hasta 11.827.693,00 € el dinero invertido entre Seguridad

Privada y Conserjes para los distintos lugares que creen oportunos. Y aquí viene donde la

matan: a los trabajadores de estas empresas no se le impone ningún límite de edad y por

supuesto, ni que decir tiene, menos aún pasar anualmente unas pruebas donde se certifique

que la persona que cumple esos cometidos esté en condiciones de hacerlo.

¿A dónde quiero llegar con esto?

A realizar una pregunta a todos los lectores de este artículo, sencilla, ya que soy de pocos

estudios.

Ese puesto de trabajo para el que se contrata a un individuo con un sueldo ínfimo, pero que en

realidad, al externalizar el servicio, triplica el costo para el Ministerio.

Ese puesto de trabajo cubierto por un empleado al que no se le impone un límite de edad ni

unas pruebas anuales.

Ese puesto de trabajo que llevamos desempeñando algunos más de dos décadas.

¿No podemos seguir desempeñándolo los Soldados Españoles?

Pues no, lectores, el Ministerio de Defensa ha decidido que mientras unos sí son válidos sin

imposición de ningún tipo de discriminación tal y como se establece en la Constitución

Española (al parecer sólo válida para algunos colectivos), encareciendo así el servicio hasta en

un 400%,  y curiosamente otros no somos válidos, los que juramos defenderla con nuestra

propia vida, abandonando así al más absoluto fracaso laboral a sus Veteranos.

Jenner López Escudero, un Cabo Temporal.

Jenner López Escudero es cabo temporal en las Fuerzas Armadas.