¿Crecerá la belicosidad de EE.UU.?

 

https://www.republica.com/el-viejo-canon/2018/04/12/1140/

 

El reciente nombramiento de John Bolton como asesor de seguridad del presidente Trump augura nuevas incertidumbres en la política exterior de EE.UU. y es de temer un aumento de su belicosidad, a tenor de la agresiva mentalidad del nuevo fichaje de la Casa Blanca.

El acuerdo nuclear (el llamado Plan de Acción Integral Conjunto) que las grandes potencias (Alemania, China, Francia, Reino Unido, Rusia, Unión Europea y EE.UU.) pactaron con Irán en 2015, considerado un éxito para asegurar la estabilidad y la paz en Oriente Medio, puede convertirse ahora en un serio motivo de preocupación para Europa, ante la amenaza de que EE.UU. lo abandone y prefiera la aplicación de nuevas sanciones contra el régimen de Teherán.

Si en contra de lo acordado EE.UU. no aceptase firmar a mediados de mayo próximo el fin de las sanciones aplicadas contra Irán, tan clara violación del citado acuerdo puede generar una nueva crisis en la zona, con la posibilidad de acciones militares, además de provocar la aparición de tensiones entre EE.UU. y sus aliados europeos.

Ya mientras se negociaba este acuerdo, Bolton opinó públicamente que “para impedir la bomba iraní hay que bombardear Irán”. Brutal expresión que no debería extrañar en alguien sobre el que un miembro de la Federación de Científicos Americanos ha opinado así: “Observándole con detenimiento, [Bolton] es genuinamente una de las voces más extremistas, irresponsables y peligrosas de este país”.

Durante su actividad como Representante Permanente de EE.UU. ante la ONU dio claras muestras de su desprecio por la diplomacia, a la que considera una muestra de debilidad. Su idea es que la ONU debería ser un “instrumento útil para la política exterior de EE.UU.”.

Pero si Irán es uno de los problemas que la presencia de Bolton al lado de Trump va a agravar considerablemente, Corea del Norte y la anunciada entrevista entre los dos presidentes va a ser otro serio escollo a superar. Bolton ha declarado en varias ocasiones que la política de EE.UU. respecto a Corea del Norte debería orientarse hacia “un cambio del régimen político mediante la aplicación de la fuerza militar de EE.UU.”.

Al ser interpelado sobre esta cuestión, habida cuenta de que un ataque estadounidense contra Corea del Norte implicaría una terrible represalia, de la que la población civil surcoreana sería la principal víctima, Bolton replicó diciendo que “ningún Gobierno extranjero, ni siquiera un aliado fiel, puede vetar una acción para proteger al pueblo estadounidense de las armas nucleares de Kim Jong-un”. El eterno eslogan de Trump, America First, es también, pues, la fórmula mágica que Bolton asume como una verdad de fe.

Europa observa con preocupación el desarrollo de los hechos. Como en ocasiones anteriores, la European Leadership Network (ELN) ha insistido en la necesidad de mantener vivo el acuerdo nuclear con Irán, aun en el caso de que EE.UU. renovara las sanciones contra el régimen de Teherán. Propone reforzar las señales diplomáticas que muestren a Washington que Europa está decidida a luchar por mantener el acuerdo y hagan ver a Teherán que lo respetará.

Entre las medidas propuestas se incluye una mejora de las condiciones financieras para los empresarios europeos en Irán, a fin de ponerles a salvo del efecto de las sanciones estadounidenses. Pero la preocupación más profunda se refiere a mantener la unidad de los miembros de la UE ante la perspectiva de una confrontación política y económica con EE.UU.

Si el mantenimiento de un tratado laboriosamente preparado para pacificar y estabilizar Oriente Medio, frenando las aspiraciones iraníes a poseer el mismo tipo de armas que ya obran en poder de Israel, India y Pakistán, puede abrir una brecha en las relaciones trasatlánticas, los Estados europeos habrán de esforzarse en que no ocurra lo mismo en el seno de la Unión Europea.

La solidez europea en esta crítica cuestión es elemento esencial para frenar y contener los accesos de belicosidad que pueden aquejar a una Casa Blanca de donde han ido desapareciendo las pocas voces moderadoras que había, sustituidas por personas propensas al uso de la fuerza militar.

Las opiniones vertidas en los artículos, no son necesariamente compartidas por el FMD, son opiniones personales del autor.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies