El conflicto afgano, ¿un nuevo Vietnam?

Ya hace diecisiete años desde que las tropas aliadas, lideradas por Estados Unidos, invadieron el territorio de Afganistán, bajo el pretexto de acabar con Osama Bin Laden y Al Qaeda. El 2 de mayo de 2011 se acabó con la vida de Bin Laden, pero no en Afganistán, sino en territorio Paquistaní al lado mismo de la Academia de Oficiales del país, en un muy exclusivo barrio de la ciudad de Abbottabad donde no se hace nada sin que sus servicios secretos, del “máximo aliado de Estados Unidos en la zona”, se enteren o den su autorización.

El Pueblo afgano siempre en conflicto:

El pueblo afgano, salvo el periodo en que reinó su último monarca Mohammed Zahir Shah (Kabul, 15 de octubre de 1914 – 23 de julio de 2007) que fue rey de Afganistán durante cuarenta años (1933-1973), siempre se le conoció en conflicto con otros pueblos invasores y todos ellos tuvieron que darse la vuelta por donde vinieron.

En el Siglo XIX, el Imperio de su Majestad Isabel I lo intentó entre los años 1839-1842 en la I Guerra Anglo-Afgana y lo mismo en la II que se libró desde 1878 hasta 1880, con idéntico resultado, la derrota del ejército Británico. En el mismo siglo con desigual suerte el imperio francés de Napoleón III invadió la Conchinchina (Vietnam, Laos y Camboya) con el apoyo de tropas españolas, enviadas desde las Islas Filipinas (hecho desconocido por la inmensa mayoría de los españoles), territorios que nunca llegó a controlar del todo limitándose mayormente a la zona de Saigón y el delta del Mekong, así como a la ciudad imperial de Hué, a la que dotaron de la fortaleza que hoy conocemos.

Ya en el S.XX, la Unión Soviética vio un peligro en el integrismo islámico que se estaba extendiendo por Afganistán y que podía contagiar a las Repúblicas Soviéticas fronterizas de religión mayoritariamente islámica (chiítas y sunitas); por lo que inició la invasión en abril de 1978, y que terminó con la deshonrosa retirada de las fuerzas expedicionarias soviéticas en enero de 1989. No obstante, los enfrentamientos entre insurgentes y las tropas del gobierno continuaron hasta abril de 1992 cuando las Fuerzas de la Alianza del Norte, lideradas por el General Masud entraron en Kabul, momento en que la disolución de la Unión Soviética provocó el colapso económico del país. Tras dos años de desgobierno, los fundamentalistas entraron desde Paquistán estableciendo un Estado Islámico liderado por el Mula Omar y los Talibanes. El conflicto fue conocido popularmente como el Vietnam de la URSS.

Años mas tarde, Bill Clinton ordenó el bombardeo de la zona de Tora Bora cuando la CIA culpó a Bin Laden y a Alqueda del primer atentado, el 26 de febrero de 1993,en la Torres Gemelas (No llegó a derribar una de ellas por muy poco, al no afectar el coche bomba a la estructura del edificio) y de los atentados a las embajadas en Kenya y Tanzania el 7 de agosto de 1998. No se atrevió a invadir el territorio del orgulloso pueblo Pastún, dada la cruda experiencia que habían tenido los rusos en la zona, que a su vez fueron derrotados con la ayuda de Estados Unidos, fielmente narrado en la película “la Guerra de Charles Wilson” protagonizada por Tom Hanks. En ella, el Congresista Wilson consigue fondos suficientes para dotar a la resistencia afgana de armamento y, sobre todo, de misiles Stinger con los que derribar a los helicópteros y aviones rusos. Lo mismo pero al revés ocurrió en Vietnam, cuando los rusos proporcionaron al ejército de Vietnam del Norte y al Viet Cong, misiles tierra aire y lanzacohetes RPG para derribar aviones y helicópteros norteamericanos.

Pero no fue hasta el atentado contra las Torres Gemelas de Nueva York el 11 de septiembre de 2001 y bajo la presidencia de George W. Bush Jr. cuando se produjo la invasión de Afganistán por las fuerzas aliadas, lideradas por estados Unidos, el 7 de octubre de 2001. Apoyaron a las tribus de la Alianza del Norte que hasta meses antes de la invasión lideraba el mítico General Mashud, artífice de la victoria contra las tropas soviéticas, asesinado por un comando suicida de Al Qaeda disfrazado de periodistas. Consiguieron aislar a las tropas de Al Qaeda y del Presidente Talibán Omar “El Tuerto”, en las montañas de Tora Bora, pasando después al territorio vecino de Paquistaní, habitado también por la etnia Pastún, que les dieron cobijo y desde donde se infiltrarían una y otra vez, hasta el día de hoy para hostigar a las fuerzas del ejército afgano, así como a las Tropas de Estados Unidos y sus aliados, entre los que se encontraba España hasta hace tres años.

Similitudes con la Guerra de Vietnam:

Al igual que en la Guerra de Vietnam, el Gobierno y sus aliados liderados por Estados Unidos, solo mantienen el control de las Grades Ciudades: en el caso de Vietnam, Saigón y Da Nang y, en el caso de Afganistán, de la capital Kabul y de Kandahar. Sin embargo son incapaces de controlar las zonas tribales del campo, donde se concentra la mayoría de la población.

Los núcleos rurales se defienden a través de Blocaos, pequeños asentamientos tipo sección o compañía próximos a los pueblos para dar defensa a los mismos (véase el documental Restrepo).

La importancia de las fuerzas aeromóviles es y fue fundamental en ambos conflictos ante los continuos ataques a los convoyes. El transporte en helicópteros se ha vuelto indispensable para limitar el número de bajas causadas, sobre todo por los artefactos improvisados colocados junto a las carreteras, tanto en Vietnam como en Afganistán.

El acercamiento a la población civil cada día se hace más difícil, ya que el Ejército Estadounidense les bombardea para salvarlos de si mismos y luego vuelve con planes de reconstrucción, normalmente llevados a cabo por países, como España, cuyas tropas están infinitamente mejor vistas. Muestra de ello es que durante años la zona en la que se encontraba el destacamento español fue una de las menos conflictivas.

La participación española en el Conflicto de Afganistán:

Por Acuerdo del Consejo de Ministros de 27 de diciembre de 2001, el Gobierno de España autorizó la participación de unidades militares españolas en ISAF y el 25 de enero de 2002 se inició el despliegue de una Agrupación en Kabul, denominada ASPFOR I.

Como consecuencia del ofrecimiento realizado por España en el proceso de expansión de ISAF, el 21 de febrero de 2005, en su comparecencia ante la Comisión de Defensa del Congreso de los Diputados, el Ministro de Defensa informó sobre la intención del Gobierno de cambiar el despliegue de unidades militares españolas en Kabul para liderar una Base de Apoyo Avanzada en Herat, al mando de un Coronel del Ejército del Aire, al oeste del país, y un Equipo de Reconstrucción Provincial para la provincia de Badghis, al mando de un Coronel del Ejército de Tierra, distante unos 150 km de la ciudad de Herat en la frontera con Turmekistán y cercana a la de Irán, en la ciudad de Qala-I-Naw.

La Base de Apoyo Avanzado de Herat, alcanzó la capacidad operativa plena el 31 de mayo de 2005. Paralelamente, en agosto de ese mismo año, España se hizo cargo del Equipo de Reconstrucción Provincial (PRT) de Qala i Naw, capital de la provincia de Badghis. La parte militar del PRT alcanzó su capacidad operativa plena el día 19. El 2 de septiembre, su elemento militar fue completado por el civil, a cargo de la Agencia de Cooperación Exterior y Desarrollo del MAE.

A las 03:00 horas del 26 de septiembre la última Unidad española en Badghis, perteneciente a ASPFOR XXXIII, inició el movimiento desde QiN hasta HERAT. El último vehículo del convoy llegó a la FSB de HERAT a las 15:40 horas donde fue recibido por los Coroneles Jefes de Fuerza de QiN y HERAT. Con la ejecución de esta Operación se dio por finalizada la participación española en la Provincia de Badghis.

El 27 de octubre de 2015 salió el último solado español del territorio afgano después de 14 años en el país.

Conclusiones:

Los frecuentes atentados que nos dan los noticiarios, por lo espectacular de los mismos en cuanto a bajas civiles se refiere. El último sin ir mas lejos, el pasado 27 de enero donde un grupo talibán disfrazado de personal sanitario, hizo explosionar una ambulancia junto a un hospital en Kabul, mientras dos suicidas detonaban sus cargas en el interior del mismo dejando 157 muertos y una infinidad de heridos.

Todo hace pensar que el conflicto Afgano se ha enquistado y por tanto VIETNAMIZADO. No se ve una solución a medio plazo. El empecinado pueblo Pastún, al que según ellos, ninguna civilización extranjera tiene que ir a darles lecciones de nada, prefiere aferrarse a sus leyes tribales donde manda el Consejo de Ancianos, sin comprender el sistema que rige en las democracias occidentales.

UNAS PELÍCULAS PARA VER:

“El hombre que pudo reinar”: es una película dirigida por John Huston con Sean Connery, Michael Caine, Christopher Plummer, Saeed Jaffrey, Año: 1975.

“La bestia” (también conocida como La bestia de la guerra) es una película de género bélico dirigida por Kevin Reynolds en 1988. Situada en 1981 durante la Guerra de Afganistán (1978-1992), narra la historia de la tripulación de un tanque soviético que asola las tierras afganas y que acaba por perderse en territorio enemigo, lejos de su base siendo perseguido por un grupo de la resistencia afgana..

“RESTREPO”: Crónica de las vidas de un pelotón de soldados estadounidenses que combaten en el valle más peligroso de Afganistán, llamado Korengal.

BIBLIOGARAFÍA BÁSICA:

WIKIPEDIA.

DESPERTA FERRO (Historia Moderna) Nº 11.

DESPERTA FERRO (Contemporánea) Nº 14.

http://www.tercerainformacion.es/antigua/spip.php?article98056

http://www.emad.mde.es/MOPS/020-Afganistan-ISAF/

Brigada del Arma de Ingenieros retirado. Diplomado en Graduado Social por la Escuela Social de Madrid y Máster en Dirección y Gestión de Recursos Humanos en el CEF. Es miembro de AUME, de la que fue Delegado en Asturias, y del Foro Milicia y Democracia.